5 consejos para leer las etiquetas de tus alimentos

Etiqueta del producto

Muchos de los alimentos que consumimos tienen, información importante en sus etiquetas que deberías revisar con frecuencia para saber a consciencia lo que estás comiendo y evaluar cuáles alimentos son benéficos para tu cuerpo, de acuerdo a tus necesidades. Las calorías no son lo único importante al momento de cuidarnos con la alimentación, conocer los ingredientes y otros factores de la tabla nutricional también son parte fundamental a la hora de comer.

Por eso, te damos algunos consejos que te ayudan a entender cómo leer correctamente la información de los empaques de los alimentos:

  1. Es importante que además de la tabla nutricional, verifiques que la etiqueta también tenga impreso el listado de ingredientes y el tamaño de las porciones. Estos tres elementos se complementan entre sí y son los que te van a permitir comprender y decidir. Si falta alguno de ellos, es la primera señal para desconfiar de este alimento.
  2. Lee la cantidad de porciones con la que fue creada la tabla nutricional. A veces asumimos que un paquete personal de cualquier alimento corresponde a una porción. Sin embargo, un mismo paquete puede traer hasta dos o más porciones. En ese caso, ten en cuenta que la información en la tabla nutricional es sólo para una de ellas.
  3. Cuando revises las calorías, trata de comparar este dato con alimentos de la misma categoría, para así poder elegir la mejor opción. Ten en cuenta que las ‘Calorías de grasa’ es un indicador que te muestra la proporción de grasa que vas a consumir en relación a todas las calorías. Esto quiere decir que si el valor de calorías de grasa es cercano al total de calorías, es un alimento rico en lípidos. Sólo asegúrate que no sea de grasas trans, pues son perjudiciales para la salud.
  4. Lee el listado de ingredientes, pues generalmente el primer ingrediente suele ser el que más contiene el producto. Por ejemplo, si vas a comer un chocolate y el primer ingrediente es azúcar, ese será el ingrediente principal del producto.
  5. No ignores las vitaminas o la información declarada que encuentres en los empaques. Términos como bajo en, libre de, fortificado, enriquecido, liviano, te están indicando que el alimento ha sido modificado de alguna manera en comparación con alimentos de la misma categoría y que traen beneficios adicionales para tu organismo.

Recuerda que no solo se trata de contar calorías, lo realmente importante es comer de forma inteligente, balancear las comidas y escoger los ingredientes, teniendo en cuenta nuestras actividades, necesidades y los consejos de especialistas.